Hay personas, muy cercanas a mí, que piensan que la fotografía me rescató, no sé si fue así exactamente pero cuando la descubrí, o ella me descubrió, la fotografía cambió mi forma de pensar, de mirar al mundo, y sobre todo, permitió que adoptara un nuevo modo de expresión: la imagen. Esto es  muy importante para mí, pues soy hombre de pocas palabras.
La fotografía no ha estado desde niño conmigo ni ha tenido una larga trayectoria en mi vida. No fue hace mucho cuando tuve por primera vez una cámara en mis manos. Decidí comprarla porque sentía que necesitaba un modo de expresión, que la fotografía me llamaba, siempre me gustó el dibujo pero no conseguí alcanzar ese punto de conexión.
Como bien digo, recuerdo mi primera cámara, también mi primera fotografía: un paisaje lluvioso; lluvioso porque el día se despertó con grandes nubes de agua, y el paisaje, porque esa es mi otra gran pasión, la naturaleza. Así que al principio auné mis dos grandes pasiones fotografía y naturaleza, aprendiendo de forma autodidacta con todo lo que me rodeaba, de ahí que hoy en día siga buscando la máxima naturalidad ante todo.
Fueron las ansias de seguir mejorando y de crecer aún más las que me llevaron a trasladarme a Madrid para estudiar en la reconocida escuela de fotografía EFTI, donde absorbí todos los conocimientos que allí me brindaron, y cargado de ideas decidí regresar a mi tierra: Extremadura.
Podría ubicarme en cualquier ámbito de la fotografía, pero es la documental de bodas y sus variados, la que realmente consigue cautivarme, sigo trabajando en más áreas y, por supuesto, sigo formándome.
Realmente me resulta algo muy bonito porque la fotografía se ha convertido en mi forma de vivir. Un modo de vida basado en contar historias, vuestras historias.
Mi objetivo es que a través de mis imágenes recordéis los bonitos momentos que viviréis en un día tan especial para vosotros y que consigáis revivirlos y emocionaros.
Por eso, si queréis Recordar Vuestra Historia, os invito a que echéis un vistazo a mi página y observéis las impresionantes historias de amor ya contadas, ¡solo falta la vuestra!
Back to Top